RSS

Andrés Aranda, 44 años al pié del cañón




Éste pasado 10 de Marzo se conmemoró el 50 aniversario de la muerte de una leyenda del Real Betis Balompié, Andrés Aranda Gutiérrez. Personaje que pasará a la historia por haber servido al club en todas las tareas posibles en el plano deportivo, jugador, entrenador. Incluso llegando a realizar trabajos de mantenimiento del terreno de juego. Desde aquí, queremos honrar la memoria de un GRANDE de la historia de nuestro club.

Queremos agradecer a su hijo Andrés Aranda Pérez su vital colaboración con el Grupo Bético de Estudios Históricos. Sin su inestimable colaboración no podríamos ahondar y conocer la figura de su padre. Tanto por la información oral transmitida como por la ingente documentación conservada del mítico ex-jugador y ex-entrenador del Real Betis Balompié.



Andrés Aranda, el jugador

Aunque a Andrés Aranda se le atribuye su nacimiento "oficial" en la localidad de Lora del Río el 27 de agosto de 1905, por palabras del propio Aranda transmitidas por su hijo, Andrés Aranda Pérez, esa fecha es incorrecta ya que debido a un incendio en el Registro Civil de Lora durante la Guerra Civil se calcinaron las partidas de nacimiento allí registradas, ocasionándose un error en la reinscripción de los datos. Su verdadera fecha de nacimiento fue la del 27 Julio de 1905.

Siendo un niño de 14 años, la familia Aranda buscando mejores condiciones de vida se marcha de Lora del Río a la capital sevillana. Es allí donde empezó a dar los primeros pasos en el balompié. Se instalan en el barrio de la Puerta Real, donde Andrés Aranda empieza a jugar en un pequeño equipo de su barrio que fundó junto a varios amigos llamado Estrella Football Club, pero debido a la gran calidad futbolística que se le adivinaba fue reclutado por el club más importante de la Puerta Real: la Agrupación Deportiva Museo.

En este equipo fue observado por técnicos del Betis en un partido que jugó el equipo infantil de la AD Museo contra su homónimo del Sevilla FC, su gran actuación hizo que quedase incorporado al equipo infantil del Real Betis Balompié finalizando la temporada 1920/21. El salto a la primera plantilla del club del joven Andrés se produjo inmediatamente debido a que el club afrontaba las bajas para la temporada 1921/22 de los defensas Vilches y Menudo. Esto hizo que se tuviera que recurrir a jugadores muy jóvenes.

Las bajas de jugadores tanto por motivos de trabajo o destinos militares en algunos casos o por la política agresiva del Sevilla FC, que al tener mayor poderío económico que nuestro club, ofrecían a nuestros mejores elementos dinero u otras gratificaciones para cambiar de equipo hacía que nuestra primera plantilla sufriera constantes altas y bajas durante aquellos años, teniendo que recurrir con demasiada asiduidad a reclutar jóvenes jugadores de equipos modestos de Sevilla y provincia.

Andrés Aranda debutó con el primer equipo del Real Betis Balompié en un amistoso jugado el 23 de Octubre de 1921 contra el Nacional Football Club de Sevilla cuando contaba 16 años dos meses y 24 días, siendo el segundo jugador más joven en hacerlo en toda la historia del club. Pero a su vez, es el jugador más joven en debutar en competición oficial al hacerlo con 16 años 3 meses y 14 días en un partido jugado el 13 de noviembre de 1921 en la primera jornada del Campeonato de Andalucía, con una victoria 3-1 sobre el Sevilla FC.

Andrés Aranda jugó en todas las posiciones sobre el terreno de juego, llegando incluso ha hacerlo de portero en dos ocasiones. La primera en un amistoso jugado en Huelva contra el Recreativo, y otra en un partido de Liga jugado contra el RCD de La Coruña sustituyendo al lesionado portero Jesús. Fue un comodín para los entrenadores del equipo.

De todos sus años como jugador del club, la gira que hizo el equipo por Alemania en el verano de 1925 fue de los momentos más recordados por Aranda, al ser la primera vez que el club salía al extranjero. De esa gira, en la que fue el más destacado según la prensa alemana, se trajo el apodo de “El Científico”, debido a la precisión y técnica de su juego, apodo que le acompañó desde entonces hasta el fin de su etapa como jugador.


Su primer gran logro deportivo fue ganar la Copa Spencer, al derrotar al Sevilla FC por 1-3 en un partido organizado por la Federación Sur para homenajear al malogrado jugador del Sevilla FC Spencer y disputado el 3 de Octubre de 1926.

Tuvo que esperar hasta 1928 para conseguir su primer y único título al proclamarse Campeón de Andalucía un 29 de Enero de 1928 en el partido decisivo para el título jugado en el Stadium América de Córdoba. El resultado fue de 3 goles a 1.

Pero la primera gesta de relevancia y repercusión más importante que consiguió Aranda fue la de clasificarse para la final de la Copa de la República (actual Copa del Rey) que se jugó el 21 de Junio de 1931 en el Estadio de Chamartín de Madrid. Nuestro equipo, capitaneado por Aranda, cayó derrotado por 3 tantos a 1. Las condiciones en las que se tuvo que jugar el partido, (el campo era una piscina) favoreció más a los jugadores del club vasco.

Pero quizás el hito deportivo más importante para Aranda fue el ascenso a la Primera División en la temporada 1931/32, al ser el Real Betis Balompié, su club, el primer equipo andaluz en conseguirlo.

En Abril de 1932 recibió un homenaje por parte de la afición recibiendo un libro de firmas (una auténtica joya histórica que todavía se conserva en poder de su hijo Andrés) y un trofeo. Dichos objetos le fueron entregados en los prolegómenos de un Betis-Tenerife de Copa. Dicho libro conserva una impresionante cantidad de firmas y dedicatorias de las más importantes personalidades del fútbol sevillano y andaluz. Una auténtica joya.

Su último partido lo jugó el 25 de diciembre de 1933 en Nervión, un partido amistoso entre los reservas del Sevilla y el Betis. Ponía así punto a una carrera con casi 300 partidos disputados entre oficiales y amistosos con el Real Betis Balompié. Tuvo que retirarse prematuramente como jugador debido a una lesión de tobillo que arrastraba y que le impedía rendir con normalidad.

Andrés Aranda recibió su partido homenaje por parte del club el 8 de Septiembre de 1940.


Andrés Aranda, que aunque la principal virtud que ha llegado hasta hoy sobre él sea la de jugador de pundonor y entrega, la cualidad principal que le adornaba fue la de una exquisita técnica. El apodo que le impusieron los que lo vieron de “El Científico” lo dice todo.

Comienza su etapa de entrenador

Andrés Aranda deja el fútbol en activo en diciembre de 1933. Desde ese momento pasa a formar parte del cuadro técnico del Betis, encargándose de la dirección del conjunto amateur, tarea encomendada por el presidente Antonio Moreno Sevillano y el secretario del club Carlos Fernández Pando.


En esa temporada Andrés Aranda consigue su primer gran éxito: el Campeonato de Andalucía amateur. En las semifinales pierde en la ida 2-0 con el Recreativo de Granada, pero en la vuelta el Betis aplasta a los granadinos: 10-0.

La final, jugada en Nervión el 19 de marzo de 1934, enfrenta al Sevilla y al Betis, venciendo los béticos 0-1 con gol de Solé. Sin embargo, en el Campeonato de España caen a la primera, al ser derrotados 3-1 por el Onuba.

Al año siguiente Sevilla y Betis vuelven a enfrentarse en semifinales. 3-0 para los blancos en la ida y 3-0 para los béticos en la vuelta. Desempate en Cádiz y victoria 3-1 para el Sevilla en un partido lleno de incidentes.

Para la temporada 1935-36 es el inglés Charles Slade el entrenador que suple a Patrick O´Connell, pero su mala actuación en el Campeonato de Andalucía produce su cese. Y Andrés Aranda pasa del equipo amateur al primer equipo, debutando el 20 de octubre de 1935 en Nervión con victoria bética 1-2. En esa Liga, la última antes de la guerra civil, el Betis se clasifica en una cómoda séptima posición.

Tras el periodo bélico Andrés Aranda dirige al Betis en la campaña 1939-40 que concluye con el descenso a Segunda División. En la temporada 41-42 y 42-43 entrena al Xerez FC en Segunda, en una brillante temporada que lleva al conjunto xerecista a jugar la Liguilla de Ascenso a Primera. 

Este éxito influye en su vuelta al Betis en 1943 con el objetivo de retornar a Primera. Su primera temporada concluye en séptima posición, mientras que en la segunda es cesado en la jornada 12 en diciembre de 1944, supliéndole José Suárez “Peral”, otro ex jugador bético.

La Olímpica Jiennense durante 3 temporadas y el Recreativo de Huelva durante 1 son sus siguientes destinos. En ambos lugares utiliza con frecuencia a jugadores procedentes del equipo bético (Bohórquez, Cabezas, La Rosa, Rufo, Santos, Tomasín, Villarín, etc).

Sus buenas actuaciones propician su vuelta al Betis en la temporada 1949-50. Un club que bajo la presidencia de Pascual Aparicio pugna por salir de la Tercera División. En esa temporada el Betis es 3º, tras Ceuta y Melilla; y queda fuera de la lucha por el ascenso, en la que sí se entra en la temporada 1950-51 cuando el equipo se clasifica en segunda posición del grupo 6º de la Tercera División. Pero en la Liguilla de ascenso el Betis queda en 3ª posición, por detrás de Atlético Baleares y Alicante, que son los que suben.

Este fracaso en la Liguilla final determina la salida de Andrés Aranda del Betis, volviendo a recorrer la geografía andaluza y extremeña para dirigir al Recreativo de Huelva y al Extremadura durante los años 50.

A finales de la década de los 50 Andrés Aranda se reincorpora a la estructura técnica del Betis, dentro de la profunda renovación e impulso que supuso la presidencia de Benito Villamarín. Durante esos años lo vemos actuando como entrenador de equipos de la cantera, fundamentalmente juveniles junto a Santiago Tejera, o como ayudante del entrenador del Triana Balompié Ernesto Pons, y también como auxiliar de los entrenadores de la primera plantilla. Es el clásico hombre del club que se adapta a todas las misiones que se le encargan.


En este puesto estaba en marzo de 1965 cuando el Betis una vez más acudió a él para hacerse cargo provisionalmente del primer equipo. Después de la exitosa campaña de Domingo Balmanya, que clasificó al club por primera vez para competición europea, fue el francés Luis Hon el encargado de dirigir al equipo en la temporada 1964-65. Tras 19 encuentros, y con el equipo en 11ª posición, fue destituido y sustituido por el canario Rosendo Hernández, que en 5 partidos al frente del conjunto cosechó 5 derrotas. Con el equipo a sólo 3 puntos del descenso y sin ganar desde hace 10 jornadas, Andrés Aranda se hace cargo del equipo para dirigirlo en Altabix frente al Elche, donde cae derrotado por 3 a 0 dando una mala impresión.

El paréntesis de 2 semanas sin competición por preparación de la selección, es aprovechado para realizar una concentración preparatoria del equipo en Aracena. Allí le sorprendió a Andrés Aranda una angina de pecho que acabó rápidamente con su vida. Su fallecimiento repentino y su entierro en Sevilla al día siguiente supusieron una fuerte conmoción para el Beticismo.

Féretro de Andrés Aranda portado entre otros por dos ex-compañeros: Adolfito y Tenorio.

Toda una época de 44 años de servicio al equipo verdiblanco quedaron atrás. Andrés Aranda dirigió al Betis en 5 ocasiones distintas a lo largo de su historia. 157 partidos de Liga, 10 de Copa y 18 del Campeonato Regional, con 89 victorias, 30 empates y 66 derrotas, siendo el cuarto entrenador que en más partidos oficiales ha dirigido al Betis.

Muchos fueron los jugadores que desde los años 30 a los 60 se formaron bajo su dirección. Pero ante todo lo que queda es su compromiso, su hoja de servicios y su labor abnegada en pro del Real Betis Balompié, por el que lo entregó todo, hasta la vida.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada