RSS

3.TIEMPO DE ADHESIONES INQUEBRANTABLES (I)





El inicio del periódico bélico en Julio de 1936 coincide con la temporada veraniega, aquella en la que el fútbol permanece aletargado. En estos años la temporada oficial no se inicia hasta el mes de Noviembre con el Campeonato de Liga, aunque desde Septiembre se jugaba el Campeonato de Andalucía.

La primera noticia relacionada con la actividad futbolística es el ofrecimiento que la Federación Regional Sur, comandada por el ex directivo sevillista Antonio Calderón, hace a Queipo de Llano para organizar un partido de fútbol " en homenaje al Ejército salvador".



ABC 17 de septiembre de 1936




Antonio Calderón, directivo del Sevilla FC en los años 20, y presidente de la Federación Regional Sur entre 1932 y 1946, será el gran "organizador" del fútbol en Andalucía. Pocas cosas se moverán sin su consentimiento en esta época  y no tiene ningún problema con las autoridades militares del momento, poniéndose claramente a su disposición como vemos.

Respecto a los clubs sevillanos sus primeras actividades se desarrollan en Cádiz. El 25 de Octubre de 1936 el Sevilla FC juega en Cádiz un partido a beneficio del Batallón de Milicianos de Cádiz.

La prensa de la época recoge toda la parafernalia con la que se celebran este tipo de encuentros: autoridades militares y civiles, banderas de Portugal, España, Alemania, Italia y la Falange, himnos, colgaduras, madrinas, etc. Asisten también al encuentro directivos de la Federación Regional Sur, del Sevilla FC y del Colegio Andaluz de Arbitros.




Diario de Cádiz 26 de octubre de 1936

                                   
A primeros de Noviembre el equipo sevillista vuelve a jugar otro encuentro amistoso en La Línea contra la Balompédica Linense a beneficio de la Falange.



ABC 3 de noviembre de 1936






El 22 de Noviembre de 1936 es el Betis el que juega en Cádiz, también a  beneficio de la Falange, y en el que el equipo cadista se impone 3-1. Se tenían preparados el mismo tipo de actos del partido anterior, pero un fuerte temporal de lluvia desluce totalmente el acto.




Diario de Cádiz 23 de noviembre de 1936


Una semana después, el 29 de Noviembre, Sevilla y Betis se enfrentan en Nervión en partido a beneficio de los comedores de Flechas, una organización juvenil de la Falange, partido que termina con victoria sevillista 3-1.




ABC 1 de diciembre de 1936




  En la imagen Guillermo Eizaguirre y José Suárez "Peral" en el primer enfrentamiento entre Sevilla y Betis durante la guerra civil. Los niños aparecen uniformados como "flechas", la organización infantil de la Falange encargada del adoctrinamiento en el nuevo orden.

En Mayo de 1937 vuelven a jugar dos partidos a beneficio de las Casas para Inválidos, Obreros y Empleados, una iniciativa lanzada por el general Queipo de Llano. En ambos partidos se impone el conjunto bético por 3 a 1




ABC 25 de mayo de 1937



.













ABC 1 de junio de 1937











Así pues, podemos comprobar cómo Sevilla  y Betis colaboran con asiduidad en los momentos en que son requeridos por las autoridades militares. El fútbol, junto con los toros, son los espectáculos de masas del momento, y son aprovechados por el régimen en su intención de concentrar el apoyo popular.

Los directivos de ambos clubs que estaban al mando antes de la guerra civil permanecen en sus mismos puestos, y lo mismo podemos señalar de la Federación Regional Sur, en la que Antonio Calderón continúa al frente. No hay ninguna depuración de elementos directivos, señal de que todos ellos estaban en consonancia clara con el régimen franquista.

El final de la guerra y la paulatina reanudación de las competiciones oficiales a partir de 1939 suponen una notable aceleración de la uniformidad y del control. Desde 1938 funciona una Delegación Nacional de Deportes, al frente de ella el general Moscardó, y una Federación Español de Fútbol, encabezada por el teniente coronel Troncoso.





Marca 18 de octubre de 1939
Moscardó y Troncoso presiden un Real Unión-Zaragoza. Junto a ellos Manuel Fernández Cuesta, fundador y director de Marca.

Una de las consignas claras de la nueva estructura deportiva era la depuración de aquellos elementos sospechosos de haber colaborado ó participado en el régimen republicano anterior.
Con tal fin se establecían “sanciones aplicables en el orden deportivo a los elementos directivos, profesores, preparadores,  auxiliares, personal técnico y administrativo y deportistas activos, para actuar oficial y públicamente en puestos, representaciones, actos, pruebas, organizaciones ó concursos sujetos a la jurisdicción del Comité Olímpico Español-Consejo Nacional de Deportes, o de las federaciones dependientes del mismo”.

En base a esta reglamentación fueron depurados todos aquellos directivos, técnicos y deportistas sospechosos. Ningún directivo de los equipos sevillanos entró tampoco en esta casuística, que se aplicó fundamentalmente sobre los clubs y deportistas que habían permanecido en la llamada “zona roja”, ya que en la zona controlada por los sublevados la depuración ya se había efectuado antes.

Barcelona, Madrid ó Valencia, las grandes ciudades que caen al final de la guerra, serán los objetivos claros de esta purga, además de todos aquellos que han huido al extranjero. La prevención hacia el FC Barcelona será muy clara en este sentido: sus directivos son sustituidos en su totalidad por personal afecto al régimen y sus jugadores sometidos a un intenso proceso depurador, de forma que son muy pocos (sólo 2 Franco y Nogués) los jugadores anteriores al periodo bélico que recupera el Barcelona. Pero es que incluso el régimen en un principio hasta dudó de la conveniencia incluso de volver a reorganizar al club catalán, que era visto como la máxima expresión del enemigo a combatir.



Marca 29 de mayo de 1939





Marca 30 de septiembre de 1939

  
Se inicia, a la vez, una carrera paralela por “ponerse a bien” con el régimen para aquellos deportistas que han pasado los años de guerra en el llamado “bando rojo”.

Como ejemplo esta declaración  de Abril de 1939 del delantero del Athletic de Bilbao Bata, en la que señala claramente su identificación con el régimen,  y “como se negó a marchar con los vascos”, en clara alusión al equipo de jugadores auspiciado por el gobierno vasco que realizó una gira deportiva y propagandística por Europa y América.





Madrid 25 de abril de 1939


Otra carta publicada por el antiguo jugador bético Mariano García de la Puerta en Abril de 1939 no puede ser más expresiva en este sentido.




Madrid 25 de abril de 1939

                                                 

No tenía muchos amigos desde luego García de la Puerta a quien recurrir, porque esta publicación en Marca de Noviembre de 1939, en una fecha en la que se extrema el rigor federativo, no le daba muy buenos augurios



Marca 8 de noviembre de 1939


Desconozco cómo terminó realmente este caso concreto pero García de la Puerta, que en 1939 juega con la Ferroviaria madrileña y con el Mallorca, desparecerá posteriormente de la escena futbolística. García de la Puerta y Gaspar Rubio habían sido en la época anterior el prototipo de jugador rebelde y díscolo, llegando a abandonar el segundo la disciplina madridista para irse a jugar en América, además de jugar en el Levante durante los años de la contienda civil.

Sí conocemos casos concretos de jugadores depurados relacionados con los clubs sevillanos: el sevillista Pedro Aurrecoechea “Euskalduna”, quien no retornará al fútbol en activo hasta 1943 en el Granada; el bético Francisco Gómez, que la temporada 1935-36 la disputa en el Betis recibiendo la carta de libertad, y que en los años de la guerra juega con el Gerona e incluso forma parte del ejército republicano; será apartado de la actividad futbolística en la temporada 1939-40, volviendo en la 40-41 al Gerona y retornando al Betis en 1941. Y otro caso que también conocemos es el jugador valencianista Antonio Conde, que se pasa gran parte de la 39-40 y la 40-41 al completo en blanco. En la 44-45 fichará por el Betis procedente del Granada.

Incluso el máximo ídolo del fútbol español, Ricardo Zamora, será examinado concienzudamente por su “dudosa” conducta durante el periodo de la guerra civil. Tendrá que hacer una solemne “profesión de fe” en  los destinos de la nueva España, que incluirá la entrega de sus medallas para el nuevo régimen.

  


Marca 5 de julio de 1939
Zamora entregando sus medallas al presidente de la FEF Troncoso para el Tesoro Nacional.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada